Que es la presión arterial

La presión arterial es la fuerza que ejerce  la sangre a medida que fluye por las arterias del cuerpo. Las arterias son vasos sanguíneos que transportan la sangre del corazón al resto del cuerpo. Cuando el corazón late, bombea  la sangre por las arterias  ejerciendo presión sobre las paredes de las arterias.

La hipertensión arterial ocurre cuando la sangre fluye por las arterias a una presión más alta que lo normal. Existen diversos factores que pueden provocar  hipertensión arterial. Si la presión arterial se mantiene elevada  durante un periodo de tiempo prolongado, puede causar problemas de salud. La hipertensión arterial no controlada supone un  mayor riesgo de accidente cerebrovascular, cardiopatía, infarto de miocardio e insuficiencia renal.

Existen dos tipos de hipertensión arterial:

Hipertensión primaria.

Aparece sin existir ninguna causa conocida que provoque la elevación de la presión arterial. Este es el tipo más común de hipertensión arterial. Por lo general, aparece con la edad y probablemente sea resultado del estilo de vida, el entorno y la vejez.

Hipertensión secundaria. Se asocia a problemas de salud o a la administración de algunos medicamentos. Los factores que pueden causar hipertensión secundaria incluyen:

Enfermedades renales

Alteraciones del tiroides o glándulas suprarrenales

Administración de algunos medicamentos.

Otros


Síntomas y consecuencias de la hipertensión

En la mayoría de los casos la hipertensión no suele tener síntomas y es diagnosticada cuando la presión arterial se mide por otros motivos o en un control rutinario de salud. Debido a la falta de sintomatología, a esta patología se le llama “el asesino silencioso”. 

La hipertensión si no es tratada, el corazón se somete a un sobreesfuerzo, por lo que afecta tanto al corazón como a las arterias, aumentando el riesgo de sufrir un accidente cardiovascular como infartos de miocardio, anginas de pecho, accidentes cerebrales, entre otros.


¿Cuáles son las causas de la hipertensión arterial?

Un estilo de vida sedentario, una dieta alimenticia  rica en grasas, algunos medicamentos, la edad y un componente genético pueden causar hipertensión arterial.

El estilo de vida y la alimentación son factores modificables para controlar o disminuir la hipertensión arterial.

Existen otros factores que producen hipertensión arterial, pero no son modificables. Como por ejemplo la administración de algunos medicamentos, enfermedades o el factor genético.

Los siguientes factores se consideran los más comunes, tanto modificables como no modificables:

Dieta alta en grasas y sal.

Falta de actividad física. El sedentarismo favorece la obesidad.

Sobrepeso y obesidad. Debido a una mala alimentación y falta de ejercicio físico.

Edad, a medida que envejecemos, hay más probabilidades de padecer hipertensión arterial.

Consumir tabaco o beber demasiado alcohol.

Estrés.

Algunos medicamentos.

Enfermedades de riñón y hormonales, diabetes y colesterol alto.

Factor genético, si los padres o un familiar cercano padece hipertensión arterial.


¿Cómo se diagnostica la hipertensión arterial?

La hipertensión arterial se diagnostica con un tensiómetro. Es una prueba sencilla e indolora que consiste en colocar un brazalete alrededor del brazo del paciente. El dispositivo o tensiómetro se encarga de la medición de la presión arterial, simplemente accionando la inflación y seguidamente la deflación del brazal. Una vez finalizado este procedimiento, aparecerán dos números indicando la presión arterial obtenida. El número superior es el valor sistólico o presión máxima  (cuando el corazón bombea la sangre). El número inferior es el valor diastólico o presión mínima (cuando es corazón se relaja).

Tensiómetro automático de brazo Rossmax

Valores de la presión arterial

Se considera que los valores de presión arterial normal sistólica o máxima son de entre 120-129 mmHg, y las de diastólica o mínima entre 80 y 84 mmHg.

Una presión normal-alta, se considera cuando los valores de presión arterial sistólica o máxima están entre 130-139 mmHg, y las de diastólica o mínima entre 80-89 mmHg.
Una presión muy alta se considera cuando los valores son superiores.

Los valores de la presión arterial es un parámetro muy variable, dependiendo de la actividad, el momento del día o las comidas que se han realizado.


¿Se puede prevenir o evitar la hipertensión arterial?

Si la hipertensión arterial es causada por factores relacionados con el estilo de vida, puede controlar o disminuir la hipertensión siguiendo estos consejos:

Bajar de peso, controlando la dieta.

Dietas bajas en grasa.

Disminuir el consumo de sal y no ingerir alimentos procesados.

Reducir el consumo de alcohol.

Dejar de fumar.

Realizar de ejercicio de forma regular

Evitar el estrés, con técnicas de relajación.

Si la hipertensión es causada por otros motivos tales como enfermedades o administración de algunos medicamentos,  el médico se encargará del control y tratamiento de la hipertensión.


Tratamiento de la hipertensión arterial

Si le han diagnosticado hipertensión arterial, su médico le indicará el tratamiento idóneo para el control y disminución de la presión arterial.

Es importante que acuda regularmente al médico y que realice controles de la presión arterial.

Es posible que su médico quiera que controle su presión arterial varias veces al día en su propio hogar, llevando un registro de las mediciones para obtener información diaria. A este registro se le denomina AMPA. Sólo deberá disponer de un tensiómetro automático de uso doméstico y anotar las mediciones obtenidas.

AMPA – aquí puede descargar la hoja de registro para anotar las mediciones realizadas con el tensiómetro, de forma gratuita.

Recomendamos el uso de un tensiómetro validado clínicamente, para garantizar los valores de las mediciones.

Esta información es muy importante para su médico para realizar sus valoraciones.

Es muy recomendable y exige al máximo que el paciente conozca la técnica de tomar la tensión arterial con un tensiómetro y evite los factores que pudieran alterar los valores de su tensión arterial.

COMO MEDIR LA PRESIÓN ARTERIAL EN CASA Y QUE ES EL AMPA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *